Los trastornos del sueño más frecuentes en la población son el insomnio, las piernas inquietas y las apneas del sueño, que afectan a un porcentaje importante de la población adulta y de los niños en nuestro país. Las consecuencias más graves que acarrean están relacionadas con accidentes laborales y tráfico.

Los trastornos del sueño constituyen un problema epidémico global, que además de importantes repercusiones económicas tiene una negativa implicación en la salud y calidad de vida de más del 4% de la población.

A pesar de su impacto sociosanitario y económico, los expertos advierten que menos de un tercio de las personas con alteraciones graves del sueño buscan ayuda. El insomnio, el síndrome de piernas inquietas, la narcolepsia y la apnea son los desórdenes del sueño más comunes.