La ciudad de Castellón vivió ayer una intensa jornada de solidaridad y de esperanza. Durante todo el día, la asociación Intermón Oxfam desarrolló en la plaza Huerto Sogueros la decimoquinta edición de Un día para la Esperanza. Ya por la noche, Castellón Solidario celebró su séptima cena benéfica.

Las actividades que llevó a cabo la asociación Intermón Oxfam, con la colaboración del Ayuntamiento de Castellón, se centraban, en esta ocasión, en poner el acento en la defensa de los derechos de las mujeres en situaciones de emergencia en los distintos campos de refugiados sudaneses de Diabal y Goz Amer, en la zona de Chad.

Los actos comenzaron a las 10.30 horas y se prolongaron durante toda la tarde. La céntrica plaza castellonense acogió actuaciones musicales, de los grupos Chamuyo y África Sunu, y se procedió a la lectura de un manifiesto por parte de la periodista y ganadora del I Premio Periodístico de Convivencia Intercultural de Castellón, Lorena Pardo. Asimismo, durante toda la jornada se celebraron talleres de percusión, teatro, cine y hubo un estand de movilización social, una exposición de ayuda humanitaria, un juego de la cooperación, talleres infantiles y para adultos y expositores destinados al comercio justo.

En cuanto a la cena benéfica de la oenegé local Castellón Solidario, los fondos que se recaudaron van a ir destinados a los niños de Colombia. El ágape se convirtió en un acto muy emotivo, ya que los presentes recordaron al que fuera presidente fundador de la asociación, Evaristo Rambla, que falleció recientemente. La crisis no afectó a los castellonenses que quisieron acercarse a esta séptima edición del evento para colaborar con la organización solidaria y, así, completar una jornada cargada de buena voluntad en la ciudad de Castellón.