El portavoz municipal del grupo socialista en Castellón, Juan María Calles, presentó ayer sendos requerimientos al Ayuntamiento y a la Generalitat para instarles a la paralización inmediata de las obras para la construcción de la plataforma del TRAM por el parque Ribalta. Este es el primer paso legal del PSPV cara a la presentación de otras iniciativas administrativas y judiciales para evitar el paso del trolebús por el parque.

"Las obras se están ejecutando sin las exigibles garantías legales y pueden ser constitutivas de eventuales delitos de prevaricación y contra el patrimonio histórico-artístico o el medio ambiente", explicó el concejal.

Calles insistió en que el alcalde, Alberto Fabra, tiene la potestad de paralizar las obras, que se están ejecutando sobre un Bien de Interés Cultural de propiedad municipal. "Si no lo hace estará asumiendo la responsabilidad legal por los efectos devastadores que tendrá el proyecto y pasará a la historia como el autor intelectual del enorme atentado patrimonial que se está cometiendo".

Por su parte, la diputada de Iniciativa en Les Corts Mireia Mollà presentó nuevas preguntas sobre las obras.