Los establecimientos hosteleros del interior de la provincia de Castellón confían en un aumento del número de visitantes este fin de semana atraídos por el frío y la nieve. De hecho, se prevé un nuevo descenso de la cota de nieve de hasta 300 metros en Els Ports y una caída de las mínimas a partir de mañana en la provincia. La presidenta de la asociación provincial de alojamiento rural de Castellón, Teresa Vayá, responsable también de la casa rural Rosa dels Vents de Vistabella, vaticina: "Sí que habrá un repunte de turistas; es el primer fin de semana de nieve desde que empezó el otoño y hay mucha gente de Valencia y de la zona de la Plana de Castellón que se desplazará hasta aquí".

Desde la casa rural de Morella Rojo y Naranja explicaban que ya tenían colgado el cartel de completo para estos días, "pero ahora ha llamado mucha gente para reservar y dicen directamente que es por la nieve". Se trata de familias con niños de la Plana o provincias limítrofes, especialmente Valencia. En el restaurante Font Alforí de Vistabella también confían en un aumento de comensales.

La Agencia Estatal de Meteorología prevé un aumento del mercurio desde el lunes hasta la víspera de Nochebuena. Así, el lunes la mínima en Castellón es de 0 grados y el martes sube a 9.