Si usted desea un décimo de lotería de Navidad acabado en 9 lo va a tener difícil para encontrarlo a estas alturas a falta de tres días para El Gordo. Las terminaciones con este guarismo son las más demandadas por parte de los castellonenses y también desde fuera de la provincia. Un número que evoca el año y el mes en el que se produjo el temporal y las inundaciones que afectaron a Burriana y a otras poblaciones vecinas de la Plana.

Y es que las supersticiones de los compradores se aferran a las geografías y fechas donde han ocurrido desgracias. Por ello, con el 9 como protagonista, tanto al final como al principio del número, son muchos los décimos y participaciones demandadas. Desde el 69869, agotado en Vila-real, pasando por el inefable guarismo erótico 69. Además el 9 es la terminación que más premios ha repartido a lo largo de este año 2009.