Una de las peticiones que todavía no ha sido atendida es la entrada en vigor de una línea de crédito y de avales para la exportación, fundamental para mantener las operaciones en el exterior. El Gobierno, a través del ICO, ha reiterado en todas las ocasiones su negativa, mientras el Consell, mediante el IVF, está en tramitación y parece inminente.