La provincia de Castellón registró ayer temperaturas “excepcionalmente altas”, aunque desde el Centro Meteorológico resaltaron que no es la primera Navidad que se alcanzan índices elevados. En concreto, los termómetros llegaron a los 23 grados en la capital de la Plana. Mientras, según el CEAM, Burriana llegó a los 21,9º, Benicarló a los 21º y Vall d’Alba a los 20,3º. Las temperaturas continuarán ascendiendo hoy, según las previsiones de Meteorología.

Por la tarde, entre las 16.00 y las 19.00 horas, los chubascos dejaron hasta 25 litros por metro cuadrado en Ribesalbes; 10 en Onda; 9,4 en el Toro; 9 en Arenós; 8,4 en Borriol y 8 en el pantano de María Cristina.