Las profesoras Juliane House, de la Universidad de Hamburgo, y Gabriela Kasper, de la Universidad de Hawai, impartieron clases en el máster Melacomque organizó la Jaume I.

--Ambas investigan el inglés como lengua franca, ¿qué dificultades tiene para serlo?

--JH: El principal escollo es sociolingüístico ya que las lenguas tienen diferentes funciones. Las propias se sustentan en la identidad emocional, y la franca se utiliza como instrumento para comunicarse, y está mal visto usarla fuera de ciertos ámbitos, aunque hay un alto número de estudios que sugieren que la comunicación en inglés, a nivel de usuarios, como lengua franca funciona.

GK: Todo depende de lo que suceda con el resto de lenguas. Si existe un verdadero respaldo, utilizándolas tanto en registros formales como informales, la lengua franca se usará solo cuando sea necesario y, en esos casos, el detrimento que puede causar en las lenguas nativas será menor y disminuirá el riesgo de que afecte al resto.

--En la teoría de la traducción se explica que esta es más que traslación entre lenguas. ¿Qué aspectos hay que tener en cuenta y por qué?

--JH: En la traducción están implicadas las culturas, incluso hay gente que dice que se traducen culturas. Hay dos tipos de traducción, la overed y la covered traslation. La segunda es la más interesante porque en ella se utiliza una especie de filtro cultural para conseguir el mismo efecto que el original, y se tiene en cuenta las personas a la que va dirigido, de modo que se demuestra la necesidad de tener el contexto cultural en cuenta a la hora de traducir. La overed se utilizaría más en los discursos históricos.

--¿Qué aspectos emocionales influyen en la expresión en segundas lenguas?

--GK: Las emociones no son elementos estables, pueden cambiar de un momento a otro y es difícil analizar la relación que existe, pero si nos centramos en cómo las personas expresan esas emociones en los contextos de la vida cotidiana y en cuáles son las consecuencias descubrimos que, en cualquier caso, los usuarios de una segunda lengua con una buena competencia lingüística, aunque estén lejos de la perfección, son capaces de expresar lo que quieren decir. Además, el modo en que estructuran el habla emocional no difiere mucho del modo en que lo hace un nativo. H