La diferencia entre los ciudadanos que vienen a trabajar y a vivir a Castellón y los que se marchan se va estrechando. La provincia ha dejado de ser una tierra de oportunidades, hasta el punto de que la cifra de inmigraciones (personas de otras provincias u otros países que han elegido uno de los municipios de Castellón como destino de residencia) ha caído en picado en el 2009 y solo se cifra en 27.451, un 40% menos que hace dos años, cuando se contabilizaron 45.987 llegadas.

Desciende bruscamente la cifra de ciudadanos que eligen Castellón como lugar de destino, y aumenta ligeramente el número de los que se marchan. En el 2009, y según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), emigraron 26.849 personas y el 80% lo hicieron a otras provincias del país. Solo 5.063 personas se fueron a vivir fuera del territorio nacional.

Aun así, las cifras del INE revelan que Castellón cerró el 2009 con un saldo migratorio positivo de 602 personas, el más bajo de las últimas décadas. Y para comprender mejor la estadística basta compararla con la del 2007, cuando nadie era capaz de predecir las consecuencias de la crisis económica y las altísimas tasas de desempleo. Hace dos años el saldo migratorio se situó en 19.771, un 300% más que en el 2009.

ENTRE PROVINCIAS

La estadística analiza también los movimientos de población entre provincias del país. Castellón recibió durante el año pasado a 20.856 personas, 8.000 menos que hace apenas dos años. Por el contrario, otras 21.786 abandonaron el territorio provincial, con lo que el saldo migratorio interior registra un resultado de -930 ciudadanos.

Pero, ¿a dónde van quienes dejaron de vivir en Castellón durante el año pasado? Las cifras revelan que el grueso se trasladó a provincias como Valencia, Barcelona y Madrid, aunque también hubo que se decantó por marcharse a Alicante, Teruel o Tarragona.

Aunque la cifra de extranjeros que se instalan en Castellón ha caído en los últimos años, durante el 2009 aún se contabilizaron 6.377 foráneos (en 2007 fueron 17.816). De esa cantidad, y siempre según los últimos datos del INE; tan solo 130 procedían de otras provincias del país, mientras que 6.247 procedía de otras naciones, la inmensa mayoría de países de la Unión Europea. Otros 1.751 llegaron del continente africano, mientras que 1.279 lo hicieron desde América.