La norma busca agilizar la burocracia. En suelo no urbanizable elimina la Declaración de Interés Comunitario (DIC) para casas y establecimientos de turismo rural, siempre que se implanten en viviendas rurales ya existentes, cuya área construida no se puede ampliar más allá del 20%.