La temporalidad se ha instalado en todos los sectores económicos de la provincia de Castellón y, en el caso de haber contratación, solo se produce ligada a la producción y en dos modalidades: de obra y servicio, y por eventuales circunstancias de la producción, es decir, siempre dejando la puerta abierta a facilitar un despido en el caso de que la coyuntura económica se complicara.

Esta afirmación se extrae del análisis estadístico de los últimos datos del mercado laboral de la provincia, donde la tasa de precarización del trabajo ya es del 91,26%, es decir, de cada 10 contratos que se formalizan, hasta nueve tienen una duración limitada o dejan la puerta abierta a una extinción del puesto en el caso de que las condiciones de la producción cambiaran de forma negativa. Por tanto, solo el 8,72% de los contratos son indefinidos, una tasa que sigue bajando, puesto que en el ejercicio 2006 la tasa era del 15,36% y al final del año 2009 se situaba en el 10,90%.

LOS SECTORES // El cambio en el mercado laboral alcanza a todos los sectores. En la provincia se han cerrado de enero a septiembre 102.632 contratos, de los que solo 4.190 son indefinidos, y a los que se suman otros 1.309 que tienen carácter fijo por ser de la línea del fomento de la contratación. El resto, como avanzó ayer este diario, son de obra y servicio (45.490) y eventuales por circunstancias de la producción (41.786), mientras que otros 7.431 son de interinidad. Es decir, el 92,27% tendrá, antes o después, un final.

Si se desglosan los datos, el mayor movimiento se concretó en el sector servicios, donde se generan actividades como el comercio, hostelería o limpieza, se han firmado este año 78.273 contratos, de los que solo 3.697 fueron indefinidos. En la construcción, de los 11.176 contratos firmados, 514 fueron fijos; mientras que en la industria, donde el azulejo manda, con 7.596 contratos, solo 627 fueron indefinidos. Por último, en agricultura, sector estacional por antonomasia, solo se firmaron 661 con carácter fijo, de un total de 5.587. H