El obispo de la Diócesis de Segorbe-Castellón, Josep María Cases, escribió una carta abierta a los castellonenses, que se publicó en las páginas de Mediterráneo, en la que pidió a los católicos de la provincia que colaborasen con el Domund y las misiones.