El secretario general del PPCV, Antonio Clemente, destacó ayer que los presupuestos de la Generalitat para el 2011 son un “balón de oxígeno” para la autonomía, pues “responden a las necesidades reales” de los ciudadanos. En su opinión, las políticas sociales son la “piedra angular” este año.

Además, comparó las cuentas del Consell con las del Estado central y manifestó que “frente a los agravios de los presupuestos del Estado con la Comunitat”, las cuentas autonómicas presentadas la semana pasada “crearán empleo y mejorarán la economía y el bienestar, pues se destinan 83 euros de cada 100”. A juicio de Clemente, los presupuestos se ajustan a la crisis, por lo que son “austeros”, pero sin recortes en políticas sociales.

En este sentido, valoró especialmente la política del Consell de “no incrementar los impuestos”, por lo que los ciudadanos de la Comunitat Valenciana serán los que “más beneficios fiscales tienen de españa”. Según sus datos, más de 4 millones de valencianos se acogerán a estos beneficios, que suponen un ahorro total de 1.587 millones de euros.

En la provincia de Castellón, la inversión real asciende a 72,3 millones de euros (un 30,7% menos que en 2010) mientras que la inversión total, según el Consell, se eleva a un montante de más de 311 millones de euros. H