La Unió de Llauradors denuncia que la mayor parte de los productores afectados de la Comunitat Valenciana por los efectos de la bacteria ‘E.coli’ se van a quedar fuera de las ayudas aprobadas el martes por la Comisión Europea. Finalmente se aprueban ayudas por valor de 210 millones que cubrirán la mitad de los precios de referencia de solo cinco cultivos.

La Unió señala que la normativa finalmente aprobada solo contempla ayudas para los productores de pepino, tomate, lechuga, pimiento y calabacín que hayan sido retirados del mercado desde el 26 de mayo al 30 de junio. Quedan fuera los de otras hortalizas y la fruta típica del verano como el melón, la sandía, albaricoque, melocotón, ciruelo, cereza o níspero.