La Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana (Cierval) galardonó ayer al castellonense Federico Michavila, consejero delegado y presidente del Grupo Torrecid, con el mérito a la cultura empresarial en la categoría de Empresario de Segunda Generación.

También fueron premiados Juan Roig, presidente ejecutivo y máximo accionista de Mercadona, como Mejor Empresario; e Iván Sempere, socio fundador de Wywlab y vinculado a Padina, en Joven Empresario Innovador.

DILATADA TRAYECTORIA // Federico Michavila Heras, ingeniero de Minas por la Universidad Politécnica de Madrid, se incorporó en 1978 a Torrecid SA, fundada por su padre Federico Michavila Pallarés. Es además consejero del Banco de Valencia, pertenece a la junta directiva de la Asociación Valenciana de Empresarios y es profesor del curso 15x15 de la Escuela de Empresarios EDEM.

Su liderazgo y pasión han sido esenciales para llevar a cabo el proceso de internacionalización, diversificación y creación de filiales que inició la empresa a finales de los años 80. Asimismo, su trayectoria ha sido reconocida institucionalmente con galardones como los Premios Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial en las modalidades de Competitividad Empresarial, Internacionalización y Esfuerzo Tecnológico.

SALIDA DE LA CRISIS // La entrega coincidió con el XXX aniversario de la Confederación. El presidente de la Cierval, Rafael Ferrando, recordó la importancia de las empresas en la sociedad y su papel determinante a la hora de crear riqueza y empleo. Ferrando se refirió a la necesidad del diálogo social recordando la tradición del “pactismo” de la Comunitat.

En la misma línea, el dirigente empresarial consideró “urgente adaptar el modelo económico para salir de la crisis, y abordarlo con la acción al tomar como factor de cambio el incremento de la productividad, que todavía es el gran reto en el que se debe trabajar, codo con codo, entre los representantes de los empresarios y de los trabajadores”. “No quiero decir que haya que excluir de la mesa del diálogo social a los gobiernos regionales o nacionales, pero hay que tener claro que, en última instancia, los verdaderos protagonistas somos los agentes sociales”, matizó el dirigente.

Ferrando admitió que, aunque sobre 2005 los empresarios ya advirtieron de la necesidad de prepararse para una posible crisis, esa reflexión colectiva “no nos hizo imaginar la magnitud de la crisis actual”, de la que apuntó que “solo en el primer trimestre del año” han desaparecido 725 sociedades mercantiles. Finalmente, de los 30 años de existencia de Cierval, el empresario quiso resaltar el “enorme peso ganado dentro de la CEOE”.