Sara Cambronero Salvador y Patricia Santacatalina Pol recibieron anoche la banda marinera de las fiestas de Sant Pere en una solemne ceremonia celebrada en la explanada de Puerto Azahar y la que asistieron las más distinguidas autoridades de la ciudad.

También las damas de sus respectivas cortes de honor fueron agasajadas con la imposición de los atributos festeros. Fue una proclamación en la que se combinaron las alegorías a la exaltación del mar y el protagonismo del Grao como santo y seña de la vocación de futuro y esperanza de la ciudad de Castellón.

Con el acceso al escenario acompasado de cada una de las representantes femeninas y sus acompañantes, fue perfilándose un protocolo que no por acostumbrado dejó de ser igual de solemne y emotivo. Los aplausos del público presentes rubricaban los sentimientos de cariño y admiración hacia las niñas y mujeres de la fiesta. Pero fue la entrada triunfal de Sara y Patricia la que despertó la adhesión sincera de todos los graueros, que ovacionaron puestos en pie a las máximas representantes festeras.

Una vez en el estrado, Sara y Patricia se consagraban como reinas marineras al imponer sobre su pecho los distintivos acreditativos de su protagonismo festero. Asimismo, recibieron un ramo de flores. Bandas y flores también para las damas de honor que también comenzaban a vivir su aventura de la fiesta del mar.