Las cifras asustan. El consumo de heroína está sufriendo un “ligero incremento”. “Si en 2008 solo el 1,6% del número de casos de adicciones tratadas eran por heroína, en el 2010 representó el 6,29%”, alertó ayer Francisco López Segarra, presidente de Patim, que presentó ayer la memoria de la entidad del pasado 2010.

“COMO EVASIÓN” // Y es que, como denunció López, “la crisis económica favorece el consumo, el tráfico y el trapicheo de heroína, amén de que consumir droga es una forma de evadirse de la realidad”, concretó. Un incremento que ya se apuntaba en 2009, cuando se invirtió la tendencia a la baja de los últimos años. No obstante, subrayó, la cocaína se mantiene como la droga principal de consumo (26,2% de los casos tratados por la institución) e incrementa su presencia asociada con heroína (14,5%).

El titular de Patim reclamó más recursos para atender a la población y a las familias que acuden demandando ayuda, pero que cada día tienen más difícil cubrir sus necesidades básicas. Por otra parte, el porcentaje de altas terapéuticas en la institución durante 2010 se situó en el 31%, obteniendo unos resultados “mucho mejores si los programas son de larga duración”. Francisco López añadió que en estos casos se aprecia un “aumento de la toma de conciencia respecto a su problemática, desarrollando un estilo de vida satisfactorio, integrado en un entorno más normalizado, al mismo tiempo que se consolidan mejor las habilidades de afrontamiento tanto congnitivas como conductuales, necesarias para su mantenimiento”.

En el área de la inserción laboral, 46 personas lograron encontrar un puesto de trabajo a través del Centro Integra’t de Patim. En total se atendieron 513 personas, “una cifra muy similar a la del año de inicio de la crisis económica, pero en la que también se incorpora un nuevo perfil de demandante”, resaltó López.

Además de las personas de exclusión social, se han añadido como solicitantes de ayuda en la búsqueda de empleo, quienes llevan largos periodos de inactividad laboral y aquellas personas que carecen de prestaciones económicas”, concretó el presidente de Patim, que señaló que “la vivienda de apoyo a la inserción de Patim se ha convertido en una alternativa para diez personas mientras buscaban empleo”. H