En los años 40 y 50, la gente de l’Alcora pasaba el verano en las casetas de campo, que estaban en La Torreta y Santa. En la ermita San Vicente y en el patio del colegio La Salle se organizaban bailes y paellas populares. (J. Nomdedéu).