Castellón se salva de la ola de calor que desde el sábado azota a casi todo el país, con temperaturas de hasta 39 grados en muchas zonas de Galicia, Castilla y León y valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir. En la provincia, la máxima fue de 33 grados y Castellón fue, junto a Valencia, Alicante, Murcia y todo el litoral catalán, una de las pocas provincias españolas que no registró temperaturas más altas de 35 grados.

La máxima de ayer en Castellón, según la Agencia Nacional de Meteorología (Aemet), se registró en Benicàssim, donde se alcanzaron los 33 grados. Hizo calor, pero nada que ver con los 40 grados que soportaron los vecinos de Córdoba o de Sevilla.

Para hoy se mantendrán las temperaturas con pocos cambios respecto al domingo y, a partir del martes, día 28, se iniciará un ligero descenso de los termómetros, que será notable en el noroeste y área cantábrica. Toda esta situación dará lugar a que el índice de radiación ultravioleta (UVI) sea muy elevado, por lo que los expertos aconsejan las precauciones adecuadas. La ola de calor, que comenzó el viernes en el oeste del país debido a la entrada de una masa de aire cálida procedente de África, provocó que se decretaran 12 niveles naranja.

Aemet pronostica para esta semana en Castellón muy poquitos cambios. Hasta el próximo miércoles bajarán un poco las temperaturas, pero los termómetros subirán de nuevo cara el fin de semana. La lluvia no aparecerá. H