La asociación ecologista Gecen pidió ayer a la nueva consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, “que se ponga a trabajar para liberalizar la AP-7”. Los dirigentes de la asociación pidieron explicaciones sobre los motivos que llevaron a prorrogar la concesión a Aumar hasta el año 2019 y señalaron que cada vez “tiene menos lógica el desdoblamiento de la N-340, en la práctica una autovía paralela a la AP-7”. Por ello, Gecen pidió a la consellera un compromiso para hacer cuanto esté en sus manos para que no se alargue la concesión más allá del año 2019.