Javier Moliner, nuevo presidente de la Diputación, ha cumplido a rajatabla el guión que él mismo marcó hace unas semanas al afirmar que su equipo de gobierno combinaría, a partes iguales, experiencia y renovación, y al incidir en que la austeridad será la premisa que marque su gestión.

Rodeado de sus diputados, Moliner anunció que disminuye de seis a cuatro las vicepresidencias (con lo que se ahorrará más de medio millón de euros en cuatro años), que serán ocupadas por Francisco Martínez, Andrés Martínez, Vicent Aparici y Miguel Barrachina. El alcalde de Vall d’Alba mantiene el segundo puesto en el organigrama y la competencia en Cooperación, aunque Francisco Juan Mars asume Carreteras y Adelino Santamaría los planes provinciales de obras (carteras que él ostentaba hasta ahora). Aparici, por su parte, seguirá siendo portavoz, mientras que Barrachina será portavoz adjunto y, además, responsable de una de las áreas más importantes: Hacienda y Contratación. Andrés Martínez asume la vicepresidencia segunda y Turismo, la gran apuesta de Moliner para esta legislatura. Junto a estos nombres, el presidente quiso destacar ante los periodistas el de Mario García, “porque estará llevando otra de mis apuestas, el área de Asesoramiento a Municipios”.

Quien finalmente no estará en la cúpula del gobierno provincial es Esther Pallardó (encargada del Área Social), pese a que se rumoreó que podría ocupar una vicepresidencia. Destacan las carteras de nueva creación, como la de Juventud (Pablo Roig) o la de Turismo Interior (José Pons), así como el peso que tendrán nuevos diputados como Vicent Sales (Personal y Centros Cedes) y Héctor Folgado (Cultura e Imprenta).

Las primeras palabras que dijo ayer Moliner fueron para matizar que pese a la reducción de vicepresidencias, la estructura territorial y de trabajo de la Diputación está “totalmente cubierta”, ya que Andrés Martínez controlará la zona norte; Barrachina, el interior; Aparici, el sur; y Francisco Martínez, el centro.

El mandatario insistió en la necesidad de facilitar la recuperación económica provincial, “porque si uno no puede ganarse el sustento, el resto de acciones carecen de sentido”, y dijo que todas las decisiones que tomará estarán guiadas “por la austeridad, el sentido común y la sensatez”.

Sobre el debate del futuro de las diputaciones, señaló que “si hubiese que aplicar criterios de austeridad hay administraciones que deberían dar ejemplo en primer lugar”; y preguntado por el peso de Castellón en el Consell se remitió al comunicado emitido por el partido provincial. H