Al contrario de lo que ha sucedido con los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE), la cifra de dinero que el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) ha tenido que aportar para el pago de las indemnizaciones de los operarios incluidos en los ERE ha aumentado. En concreto, de enero a mayo de este año este fondo que se financia con las cotizaciones a la Seguridad Social ha aportado 24,75 millones de euros, un 38,6% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando aportó 17,86 millones.

Esto es consecuencia “de la mala situación en que se encuentran las empresas”, señala el presidente de la CEC, José Roca, lo que les imposibilita aportar de sus fondos propios las indemnizaciones de los despidos. También el secretario provincial de UGT, Tino Calero, indica que cada vez las firmas “tienen menos recursos”. Por su parte, su homóloga en CCOO, Encarna Barragán, apunta además a la reforma laboral aprobada por el Gobierno, que abrió en su día la posibilidad de que 8 días de las indemnizaciones de los ERE, “pero también de los despidos improcedentes”, se financien de esta manera.

problemas // “Al final nos pagamos nuestros despidos”, señala Barragán, debido a que el fondo es financiado por el Estado. Además, Calero recuerda que en ocasiones esto está provocando retrasos en la gestión de los expedientes y en los cobros de las indemnizaciones por los trabajadores.

La mayor parte del dinero ha salido en el mes de mayo (9,6 millones) y abril (5,6). H