Repicaron las campanas en la parroquia de Sant Pere. Un río de peñistas inundó las calles del Grao en un desfile hacia el templo para ofrendar al santo pescador flores y oración. La fiesta grande del distrito marítimo comenzó con uno de los actos más emotivos y solemnes, el homenaje en forma de flor hacia su patrón,

De esta forma, los graueros fueron llenando de flores el panel situado junto a la imagen de Sant Pere, en el altar mayor de la iglesia marinera, mientras se sucedían los gritos de Visca Sant Pere!, en una demostración de fervor y religiosidad popular. En la ofrenda participaron en representación del Ayuntamiento de Castellón la teniente alcalde del distrito marítimo, Marta Gallén; el concejal de Fiestas, Ximo Torres; y los ediles del Grupo Municipal Socialista Joan Morales, Amparo Marco y Patricia Puerta, ambas se estrenaban como edilas en este acto oficial de las fiestas. También participó el patrón mayor de la Cofradía de pescadores de San Pedro, Ramón Salvador, institución que tradicionalmente organiza los actos de Sant Pere.

FLORES DE LAS REINAS // La comitiva la cerraban las reinas de las fiestas, Sara Cambronero y Patricia Santacatalina, y sus cortes de honor, quienes entregaron sus ramos en medio de una emoción desbordante. Se cumplía así uno de los rituales más solemnes de los festejos marineros.

Y, tras la ofrenda, la misa mayor. Un oficio religioso que estuvo presidido por el párroco del Grao, Francisco Martí, quien en su homilía, recordó el valor de la fortaleza de la fe de Sant Pere: "Tú eres Pedro y, sobre esta piedra, edificaré mi Iglesia". La mañana del día grande de los festejos graueros se clausuraba con una sonora mascletà. H