El Hospital General de Castellón ha puesto en marcha esta misma semana un plan de ahorro energético que permitirá ahorrar en luz “entre 50.000 y 86.000 euros” en los dos meses que quedan hasta que finalice el año.

Las medidas son simples y están encaminadas a la concienciación del personal que trabaja en el centro hospitalario. El lema de la campaña es Un pequeño gesto. Un gran ahorro, e insta a los más de 300 trabajadores del hospital a apagar la luz cuando salgan y a apagar el ordenador cuando no se esté usando. Una práctica cotidiana en cualquier vivienda particular que se traslada ahora al centro de trabajo para que no se pierda ni un euro del presupuesto, tocado por la crisis económica.

Con esta iniciativa prevén reducir el gasto energético “entre un 3 y un 5%”, según explicaron a este rotativo fuentes oficiales del centro, en lo que queda de octubre, además noviembre y diciembre.

El General se apretará el cinturón, pero no será el único. Y es que la campaña que acaban de empezar a aplicar forma parte de un plan de ahorro energético que llegará a los tres departamentos de salud de la provincia (Castellón, la Plana y Vinaròs). Es una medida “a coste cero”, como remarcaron las mismas fuentes, de la que se obtendrán beneficios a corto plazo.

HASTA EL 2014 // Esta campaña de concienciación impulsada desde la Agencia Valenciana de Salud forma parte de un proyecto más amplio encaminado a ahorrar a través de la energía en todos los departamentos de salud de la Comunitat Valenciana. Está pensado entre el 2011 y 2014 y aunque todavía no han trascendido el grueso de medidas que se llevarán a cabo, una de ellas incidirá especialmente en la climatización. Así, se intentará regular la temperatura para que ni en invierno haga demasiado calor en los centros de salud ni en verano se tenga que acudir con chaqueta.