La menor oferta, de unas 4.000, también se nota en las cifras. Así, de julio a septiembre las casas rurales sumaron 11.879 clientes, un 3,2% más; y las pernoctaciones, 49.978, crecieron un tímido 0,7%.

A lo largo de este verano los alojamientos hoteleros de Castellón han recibido a 387.104 turistas, un 2% más; y las pernoctaciones han ascendido a 1.658.060, y en este caso se han incrementado más, un 4,3%.

89.671 personas optaron por hospedarse en apartamentos de Castellón de julio a septiembre, un 1,4% más. Sin embargo, en jornadas, supusieron 822.338, un 1% menos que en el mismo periodo estival del 2010.

Los cámpings alojaron a 95.436 visitantes este verano, un 10,4% más; y las pernoctaciones en ellos se elevaron a 701.701, con el mayor crecimiento por tipo de alojamiento en Castellón, un 6,4% más.