La dirección local del PSPV-PSOE en Castellón descarta hipotecar la sede social de la calle Carcagente para pagar los 35.000 euros que adeuda a varios proveedores a raíz del elevado endeudamiento del partido y del desfase de gasto en la campaña municipal del pasado 22 de mayo. Así lo aseguraron ayer fuentes oficiales, que confirmaron el calendario de pagos para liquidar esa deuda en los próximos tres años.

La cúpula socialista, dirigida por el también concejal Pep Lluís Grau, ha acordado con los acreedores un calendario de pagos que pretende cumplir “a rajatabla” con el fin de llegar a la cita electoral del año 2015 en unas mejores condiciones económicas.

Los socialistas ya barajaron hipotecar la sede a finales de agosto, cuando conocieron el desfase de 18.000 euros en los gastos de la campaña electoral por parte del excandidato a la alcaldía, Juan María Calles, y su mano derecha Mario Edo. Hipotecar la sede de la calle Carcagente habría exigido la autorización de Ferraz al ser la propietaria del inmueble.

Debido a su disconformidad por la mala gestión económica realizada por Calles y Edo en la pasada campaña ya dimitieron a finales de agosto seis miembros de la ejecutiva local, entre ellos la exconcejala Sofía Fernández y el exasesor municipal Joan Morales. Esa razón, la exclusión de las listas municipales y otros aspectos como la falta de diálogo del secretario general, Pep Lluís Grau, motivaron un abandono de la ejecutiva que también se extendió a otros militantes como Honorino López y Hortensia Fuentes.

A raíz del desfase en el gasto y otras supuestas irregularidades, la ejecutiva local del PSPV ha abierto dos expedientes sancionadores a Calles y a Edo. H