El sector azulejero de Castellón cerrará el año con ventas globales en positivo, después de cuatro años de ajuste. Será el primero desde el 2008 en el que el balance final de exportaciones y ventas en el mercado nacional arrojarán un crecimiento del 6% en la cifra de negocio, hasta alcanzar los 2.700 millones de euros.

El dato fue avanzado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, durante el acto de presentación de los resultados del plan de apoyo a la primera industria de la provincia, y corroborado posteriormente por el secretario de la patronal Ascer, Pedro Riaza. Buena parte de culpa de ese dato --el primero positivo desde que estallara la crisis en el año 2007-- la tiene el creciente enfoque exportador de la industria cerámica, cuyas ventas escalarán este año un 7% hasta los 1.900 millones de euros, según avanzó Fabra. A ello se suma una progresiva estabilización de la facturación en España, que no en volumen de metros cuadrados --en 2012 seguirá cayendo, según Ascer--, que ha ayudado a empujar el balance final en niveles positivos.

El sector nodriza de la economía provincial cerró el ejercicio del 2010 con unas ventas globales en negativo del 2%, es decir, 2.523 millones de euros. Las exportaciones, que subieron un 4%, hasta los 1.723 millones, no compensaron el negocio. Aun así, los datos del sector aún están muy lejos de los 4.166 millones de euros facturados en el año 2007. La industria cerámica sí mantendrá este año 16.200 empleos directos y más de 5.000 indirectos, igual que los que tenía en el 2010.

Fabra admitió que los despidos han complicado la situación del sector, animó a las empresas a reforzar “el camino de la internacionalización” y garantizó que se van a acometer “las reformas estructurales fundamentales”.

Respecto al Plan de Apoyo al Sector Cerámico de Castellón desarrollado entre noviembre del 2009 y septiembre del 2011, Fabra destacó los 1.023 de los casi 2.500 empleados que fueron despedidos en ese periodo. El plan --cuyos 10,15 millones de euros fueron financiados en un 65% por el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización y el resto por el Consell-- atendió a 1.600 desempleados del sector.

El conseller de Formación y Empleo, José Císcar, en el mismo acto, garantizó que, próximamente “se pondrán en marcha los planes necesarios contra el desempleo en el sector cerámico”, pero sin dar detalles.