El candidato a la secretaría general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, presentó ayer en Picanya (Valencia) el manifiesto El cambio desde la base, un decálogo de propuestas que se presenta como documento de debate bajo la premisa de que el PSPV tiene en sus alcaldes y concejales a sus mejores embajadores ante la ciudadanía. Puig recordó que la Comunitat Valenciana es sobre todo un sistema de ciudades y “el futuro de nuestra Comunitat pasa necesariamente por que los ayuntamientos tengan la capacidad de hacer posible una transformación social. No sólo desde la perspectiva urbana sino también desde la perspectiva de la acción social y de la cultura”.

Pero el municipalismo no atraviesa sus mejores momentos ya que “la Generalitat ha abandonado a los pueblos y de hecho la deuda que tiene el Gobierno valenciano con los ayuntamientos es terrible y está lastrando sus posibilidades de futuro”, explicó el alcalde de Morella para destacar que “solo de abajo arriba se puede construir el país, después de 17 años de gobiernos del PP que han provocado una crisis económica, social y política de grandes dimensiones”.

Puig afirmó que “es necesario afrontar el Congreso desde la cohesión, de forma que a partir del 1 de abril exista una alternativa”.

El acto contó con más de 200 representantes socialistas en los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana liderados por el alcalde de Picanya, Josep Almenar, que ejerció de anfitrión. Desde la provincia de Castellón se desplazaron ediles de Almenara, Soneja, Sueras, Burriana o la Vall d’Uixó, entre otros. H