El Mercat de la Taronja ha logrado vender esta campaña 225 toneladas de cítricos, según destacó ayer el concejal de Agricultura de Castellón, Gonzalo Romero. El edil castellonense señaló que estas ventas han supuesto unos beneficios de más de 150.000 euros para el sector agrícola castellonense, en concreto para un total de 56 agricultores que han compuesto 859 puestos de venta durante los diversos fines de semana en que se ha llevado a cabo esta iniciativa. Las plazas de Fadrell, Pintor Porcar y Na Violant han sido los escenarios de las ventas.

Las 225 toneladas suponen un porcentaje muy pequeño de la producción estimada para la provincia, que este año superaba las 607.000 toneladas, según los datos de la Conselleria de Agricultura. No en vano, en la celebración de la misa en honor de la Virgen de la Naranja del lunes, desde la patronal Asociex y la organización agraria Fepac-Asaja denunciaron el colapso que provoca en los meses de noviembre y diciembre la producción de clemenules.

Así las cosas, Gonzalo Romero destacó el beneficio que, “sin lugar a dudas”, la iniciativa castellonense conlleva para “los agricultores de nuestra ciudad”, a la par que mostró su satisfacción “por la buena aceptación” en la que ha sido la tercera temporada de este mercado. En la primera se vendieron cerca de 150.000 kilos (38 vendedores) y en la segunda unos 200.000 (con 56 agricultores). Por ello Romero afirmó ayer que el mercado se ha consolidado como una salida para la naranja. H