El presidente del PP valenciano, Alberto Fabra, confirmó ayer que el conseller Serafín Castellano será el próximo secretario general del PPCV pese a las propuestas de Alfonso Rus y Rita Barberá por colocar como número dos a personas afines a ellos.

Como ya adelantó este periódico la semana pasada, Castellano tomará el relevo de Antonio Clemente --que asumió el cargo tras la marcha de Ricardo Costa-- porque “reúne todos los requisitos que se le puede pedir a ese perfil” que tiene la “responsabilidad de velar por el bien del partido, de relanzar el partido, crear mayor cohesión y buscar que el PPCV nunca esté parado y siga en perfecto movimiento para todos”. Así lo dijo el líder del PPCV, quien reconoció que la elección de la persona que debe dirigir y gestionar el partido es “complicada” y que la ha tomado tras escuchar a “muchas personas”. El president destacó que Castellano conoce el PPCV y las tres provincias, “y aportará lo que necesitamos”.

Este es el primer paso del proceso de renovación que el PP valenciano consolidará en el congreso del fin de semana que proclamará a Fabra presidente regional.

Esta renovación también pasa por el compromiso del jefe del Consell con la transparencia y la ética política. De hecho, en la mañana de ayer anunció en Castellón que no solo no habrá ningún imputado en la nueva dirección del PPCV sino que las personas que se encuentren en esta situación tampoco podrán ocupar ningún otro cargo orgánico en la formación en la Comunitat. Fabra ya hizo saber el martes que ninguna persona involucrada en un proceso judicial tendrá cargo en la administración pública. H