La Universitat Jaume I y la Universitat de València han comenzado a reclutar a un centenar de desempleados para que utilicen un nuevo programa informático para prevenir la depresión. El prototipo de herramienta informática, que es capaz de predecir si una persona tiene riesgo de padecer esta afección con una fiabilidad del 85%, fue presentada ayer en Valencia por representantes de las universidades participantes en el proyecto, la Jaume I de Castellón, junto con la Politècnica y la Universitat de València, junto con la empresa Everis.

Esta herramienta informática es capaz de predecir si una persona con un alto nivel de estrés está en riesgo de caer en depresión, a partir del estudio de una serie de variables fisiológicas y psicológicas en el que se utilizan técnicas de inteligencia artificial.

La hipótesis de partida plantea que el problema central y punto de inicio de las enfermedades mentales a largo plazo depende de la capacidad y habilidad del individuo para afrontar el estrés. Durante esta primera fase se han analizado los datos de 95 voluntarios españoles, suizos y chinos. En este análisis se han encontrado patrones de comportamiento asociados con el estrés y la capacidad para superarlo.

Ahora empieza la segunda fase, cuyo objetivo final es desarrollar un sistema on line para prevenir la depresión y aprender a hacer frente al estrés, utilizando tratamientos preventivos basados en la Terapia Cognitivo Conductual Informatizada y los sensores de uso doméstico diseñados.

Esta segunda fase, que se hará simultáneamente en Reino Unido y España, incluye los ensayos clínicos para comprobar la eficacia del tratamiento preventivo mediante las nuevas tecnologías.

Los parados seleccionados por la UJI y la Universitat de València serán los primeros en usar el nuevo programa informático para prevenir la depresión y aprender a manejar el estrés que ha diseñado el Laboratorio de Psicología y Tecnología (Labpsitec). H