Después de un avance estival, las altas temperaturas empezaron a remitir ayer en la provincia y se prevé un fin de semana lleno de altibajos meteorológicos, que se materializarán con algunos chubascos dispersos y registros más bajos, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El termómetro bajó ya ayer en las comarcas del norte, con máximas que han pasado de los 26 a los 17º en apenas dos días en Castellfort. La caída generalizada rondó los 10º. En Castellón capital se pasó de 29º el sábado de la pasada semana a los 23; de los 26 en Vinaròs a los 18 de ayer.

Para hoy, Aemet prevé en la provincia cielos poco nubosos, con algún intervalo de nubes medias y altas a primera hora; y nubosidad con chubascos dispersos acompañados de tormenta, especialmente en el interior de la mitad norte por la tarde. Además, habrá vientos flojos en el norte, y más fuertes en la parte sur provincial. Las temperaturas estarán entre los 16 y los 25º. H