El presidente del PP en la Comunitat, Alberto Fabra, no tiene pensado modificar a corto y medio plazo el Consell como siguiente paso a la profunda renovación que ha llevado a cabo en el organigrama de la formación durante el congreso regional que le ha reforzado como líder del PPCV tras conseguir el 81,3% de los apoyos de los compromisarios.

Así lo confirmó ayer uno de los puntales de la nueva dirección, Serafín Castellano, quien anunció en su primer encuentro con la prensa como secretario general, que va a seguir como conseller de Gobernación, tal y como anunció Mediterráneo. Con respecto a la portavocía del grupo popular en Les Corts, asunto del que también se habló en su día que podría asumir, se limitó a dejar todas las posibilidades en el aire al contestar que “unir varios cargos orgánicos puede ser bueno o malo según las circunstancias; no he creído nunca en fórmulas cerradas”.

Así pues, de momento Rafael Blasco seguirá como síndico hasta que se resuelva la investigación judicial por el fraude en Cooperación en el que Blasco no está imputado, aunque las presuntas irregularidades sucedieron estando él al frente de la Conselleria. El juez podría estar esperando al final de la instrucción para llamarlo a declarar ya que si lo hace antes y ve algún indicio y decide imputarlo el caso pasaría al Tribunal Superior de Justicia valenciano, al ser Blasco aforado por su cargo como diputado. Así las cosas, la asunción de la portavocía del grupo popular en Les Corts por parte de Castellano va en función de como avance el caso de las oenegés.

CONSELL // Con el diseñado del nuevo organigrama del partido ya en marcha, lo del Consell vendría más tarde, una vez asentadas las bases de las medidas de ajustes que ha puesto en marcha el Gobierno valenciano y cuando se vea algún atisbo de recuperación. El president no estima oportuno llevar a cabo cambios en los sillones de conseller en un momento tan delicado como el actual por si dichos relevos afectan o ralentizan la gestión de su Ejecutivo.

CONGRESOS // En la agenda del líder del PPCV también está marcado el proceso congresual en las tres provincias. No se esperan problemas ni en Castellón ni en Alicante (donde asumirán la presidencia Javier Moliner y José Císcar), pero en Valencia todo puede pasar después de que el actual presidente, Alfonso Rus, le diera la espalda a Fabra en el congreso por haber elegido como número dos a Serafín Castellano, su rival histórico y al que ve como una amenaza en sus pretensiones de seguir controlando la provincia.

El partido está trabajando, como aseguró ayer Castellano, en que haya solo una candidatura. A Fabra no le interesa una guerra en Valencia un mes y medio después de su reelección, por lo que es posible que él no active una lista alternativa. Rus cada día más solo, pierde apoyos incluso entre los suyos. Máximo Caturla, miembro de su equipo en la Diputación, y Vicente Parra, presidente en Xàtiva --donde es alcalde--, se desmarcaron de la fallida campaña para desprestigiar a Fabra, y están ahora en el equipo del castellonense. Queda por ver, pues, la fuerza real de Rus. H