Los empresarios agrupados en la patronal autonómica Cierval reclaman que la presidencia de Bancaja sea asumida por un “valenciano, un empresario que infunda confianza y que tenga credibilidad, que sea independiente y competente”. Las palabras son del presidente de la organización, José Vicente González, que pronunció tras asistir al acto de presentación del plan de incentivos 2012 que ayer presentó el presidente de la Generalitat Alberto Fabra, y llegan apenas 24 horas después de que José Luis Olivas anunciara el lunes su dimisión al frente del consejo de administración.

También llegan después de conocerse que, no sin fuertes tensiones internas, el hasta ahora vicepresidente primero y castellonense Antonio Tirado asuma el máximo cargo, a pesar de estar imputado por falsedad contable, administración desleal y delito societario durante su gestión al frente del Banco de Valencia, de la que era vicepresidente, junto al resto de la dirección de Bancaja, que controlaban la enseña.

“Lo de ayer --por el lunes para el lector-- fue un final, un final que estaba anunciado”, dijo González, y se cuestionó “por qué hemos tenido que llegar ahí”.

Asimismo, reconoció que sus palabras eran solo “un deseo”, al tiempo que matizó que “Bancaja no tiene ninguna función bancaria” después de su integración en Bankia. De ahí que opinara que “lo importante, lo trascendental, es que fluya el crédito a las empresas y a los ciudadanos, porque es una de las cosas, no solamente en Bankia, sino en los otros bancos también, que no están fluyendo como se necesita”.

PRIORIDAD DE BUCH // Precisamente, el conseller de Economía, Máximo Buch, puso ayer el acento en la situación “transitoria” que se vive en la entidad, porque los actuales órganos de gobierno no existirán “durante mucho más tiempo”. Así, dijo que lo que más le “preocupa” e “interesa” es “configurar bien la nueva fundación que se creará porque esa fundación es la que tiene que seguir prestando apoyo a la obra social”. En el año 2011, la entidad previó 28,3 millones de euros para este capítulo, de los que 6,7 millones iban para Castellón.

A día de hoy, no hay fecha para sustituir a Tirado en Bancaja, si bien se da por sentado que sera en pocos días. Los estatutos marcan que un presidente en funciones no puede superar los “dos meses” en el cargo. H