Los dos chiringuitos que permanecerán durante todo el verano en el frente costero de Castellón ya están en una fase avanzada de instalación. El alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, afirmó ayer que el dispositivo de ocio en las playas se pondrá en marcha a partir del 1 de junio, si bien aún está en fase de licitación el resto de instalaciones pendientes. “Este año no hemos subido el canon de la concesión para facilitar que se presenten ofertas y hemos aumentado el plazo 15 días, en la difícil situación económica actual creo que debemos dar todas las facilidades posibles”, razonó.

De momento se instalarán dos chiringuitos de pequeñas dimensiones en las playas del Pinar y el Gurugú --que ya cuentan con el permiso de explotación del Servicio Provincial de Costas--, además de un puesto de alquiler de embarcaciones en el Serradal y otro de hamacas y sombrillas con patines. Costas todavía no ha remitido al consistorio castellonense el permiso para estas últimas dotaciones de playa.

CUATrO OFERTAS EN LIZA // El concejal de Sostenibilidad, Gonzalo Romero, explicó que el martes acabó el plazo de presentación de propuestas al resto de instalaciones estivales y han llegado “cuatro ofertas”. El consistorio pone en liza otros tres merenderos, cinco puestos más de hamacas y sombrillas sin patines, dos quioscos de prensa y helados, una escuela de windsurf y seis puestos de masajes terapéuticos. Al ir este segundo concurso más retrasado, Romero explicó que la instalación se materializará más allá del 1 de junio. En cualquier caso, el 30 de septiembre vencerá la concesión de este año. “Teniendo en cuenta la difícil situación económica, creo que es muy positivo que se hayan presentado cuatro ofertas”, añadió. H