El presidente de la Generalitat valenciana y del Partido Popular de la Comunitat, Alberto Fabra, y el líder del PSPV-PSOE en la oposición, Ximo Puig, se reunirán para dialogar y consensuar una postura conjunta acerca de la reivindicación de una financiación autonómica justa, uno de los caballos de batalla del jefe del Consell en esta legislatura a la que se ha sumado Puig desde que es secretario general del PSPV.

Ayer mismo, fuentes oficiales del Consell confirmaron que el encuentro está fijado para el martes, y tendrá como escenario el Palacio de la Generalitat, en lo que será el primer encuentro de trabajo de los dos principales representantes políticos de la Comunitat, ambos de Castellón y recientemente confirmados como líderes del PP y el PSPV en sus respectivos procesos congresuales.

El encuentro tiene especial trascendencia, ya que supondría ahondar en la estrategia que reclaman empresarios y sociedad civil de que todos los grupos trabajen unidos y en la misma línea por la defensa de los intereses de la Comunitat. El objetivo ahora sería fijar una postura común y sólida cara a reivindicar al Gobierno una revisión del modelo de financiación autonómico, que actualmente penaliza a la Comunitat con una financiación de 200 euros por ciudadano por debajo de la media española, y hasta 600 euros si se compara con otras autonomías, como podría ser Cantabria. Una situación que estudios técnicos elaborados por expertos de la Generalitat ratifican que ha obligado al Consell a acelerar su endeudamiento con el fin de que la prestación de servicios como la sanidad o la educación, no se vieran mermadas en comparación con otras regiones, al tiempo que ha lastrado la inversión en infraestructuras o investigación y desarrollo (I+D).

El vis a vis llega en un momento económico y social crucial, y de enfrentamiento, ya que el Consell está en pleno adelgazamiento de su administración, por valor de 2.260 millones de euros, una postura que choca con la política que defienden los socialistas, partidarios de asumir el déficit público a cambio de llevar a cabo políticas incentivadoras de la economía. De ahí que los socialistas hayan respaldado y participado en las protestas sindicales. Aun así, hay que recordar que todos los grupos de la Cámara autonómica respaldaron hace pocas semanas una moción promovida por el PP en la línea de pedir más financiación al Gobierno. H