Es uno de los emblemas de las fiestas que celebra el barrio en el mes de julio, la elaboración y posterior degustación del bocadillo gigante, en la que los vecinos participan activamente y que significa un motivo de alegría, convivencia y hermandad para los habitantes de este singular barrio.