Un total de 213 personas, más de un centenar de ellas de Castellón, son socias de la Asociación l’Art del Rall, constituida en Castellón a raíz de la publicación por la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación del DECRETO 63/2011, del 20 de mayo, del Consell, por el que se regula la pesca con el arte denominado rall o esparavel en la Comunitat Valenciana.

Esta asociación, con sede en Castellón, reúne a aficionados a la práctica de esta modalidad de pesca tradicional originaria de la Comunitat. Aunque el grueso de quienes la practican tienen más de 60 años, la regulación por parte de la Generalitat ha permitido la llegada de savia nueva, interesada en la pesca que practicaban sus antepasados. Así, el más joven tiene 16 años y el más longevo 72.

Lo habitual es practicarla al amanecer, especialmente, pero también al atardecer, en la orilla del mar, para pescar ejemplares de lubina, sargo, mabras o lisas que acuden a la orilla de la playa. Arrojarla es todo un arte, que especialmente se practicaba en zonas de les Alqueries, Almassora o Burriana. La legislación autonómica permite su práctica observando ciertos requisitos: tener una licencia, afiliarse a una asociación específica y no practicarla en la desembocadura de ríos, respetando el tamaño de red y no capturando más de cinco kilos. H