La especialización de los juzgados de Vila-real y Nules no entrará en vigor antes del verano del 2013, según dieron a conocer ayer desde la Conselleria de Justicia durante la visita de su titular, Jorge Cabré, a la Diputación. Hasta entonces, queda un año de trámites y negociaciones entre la Generalitat y el Ministerio de Justicia, que incluye la reforma de la ley de demarcación y de planta judicial y que, en la provincia, solo afectará a la distribución de trabajo entre Vila-real y Nules --asumiendo previsiblemente el primero la materia Civil y el otro Penal y Violencia sobre la Mujer--, según lo prometido por Cabré a alcaldes afectados y al mismo presidente de la Diputación, Javier Moliner, con quien se reunió ayer “con el objeto de tranquilizarle tras la intención inicial del Consejo General del Poder Judicial, que después fue rectificada, de suprimir el partido judicial de Segorbe”.

Ese documento, matizó Cabré, “pese a la alarma que creó inicialmente, no es vinculante y solo tuvo en cuenta parámetros judiciales”. El que de verdad cuenta es el nuevo mapa judicial que elabora una comisión de expertos del Ministerio de Justicia, del que “tenemos el compromiso del ministro que se aplicará en consenso con las comunidades”.

Moliner, por su parte, aseguró que “la Generalitat es sensible a las demandas de la Diputación y de los municipios cara a esta reforma judicial, que busca una mayor eficiencia en la gestión”. “Segorbe funciona razonablemente bien, de forma eficiente. Su desaparición habría alejado a muchos vecinos a más de 80 kilómetros del servicio”. “Esta es una línea roja que no vamos a dejar que crucen”, apuntó Cabré.

SEIS MESES VISTA // El informe del Ministerio deberá estar elaborado “en seis meses”. Tras su presentación se buscará el consenso con la Comunitat para aplicarlo. H