El director de comunicación y eventos del aeroclub advierte al consistorio de que, si las alegaciones no son atendidas y el desahucio se ejecuta, el club acudirá a los tribunales para defender sus derechos por vía administrativa. “La cesión de terrenos firmada en 1958 tiene una cláusula que obliga al Ayuntamiento a mantener la actividad aeronáutica en estos terrenos”, afirma Manuel Sos. Desde el consistorio castellonense sostienen, en cambio, que el reglamento de bienes de las entidades locales aprobado en 1955 y ratificado en 1986 dicta que una cesión “se entenderá cumplida y consumada cuando durante 30 años hubieren servido al mismo y dejaren de estarlo por circunstancias sobrevenidas de interés público”.