La empresaria vila-realense Dolores Font Cortés fue elegida ayer, por unanimidad, nueva presidenta de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR), entidad cuyo propósito va a ser reactivar el crédito a las pymes de Castellón y la Comunitat, con apoyo del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF). Font Cortés toma ahora el relevo al frente de la entidad avalista, en sustitución de José Roca, que ya dimitió en el anterior consejo de la SGR, en el que se aprobó la reducción de vocales de 37 a 18; y la inyección de 60 millones de euros por parte de la Generalitat, que pasó a tener el 40%.

La presidencia, sin remuneración ni ejecutiva, históricamente la había asumido un consejero de Castellón. De los cuatro actuales --Carlos Cabrera, Salvador Lluch, Joaquín Farnós y Rafael Montero--, rechazó el puesto Cabrera, sonó Lluch y luego Farnós. Sin embargo, la opción de Font Cortés se sumó por sorpresa al entrar como consejera a propuesta de la Generalitat, en sustitución del exdirector del IVF, Jorge Vela, tras su dimisión por la investigación del llamado caso Nóos.

Ayer se designó como consejero delegado a Salvador de Santos --fue director de mercado de capitales en Bancaja--, que asume las funciones del director general, Juan Manuel García Puchol, al que se le suspende de ellas y queda decidir su indemnización. Como vicepresidentes entran Carlos Cabrera, por Castellón; Salvador Navarro, por Valencia; y Antonio Alonso, por Alicante.