Nunca comprar un coche nuevo había resultado tan económico como ahora. Y lo es por necesidad. Al igual que lo ha hecho el sector del comercio o el de la hostelería, los concesionarios de Castellón se han apuntado a la moda de los descuentos y promociones permanentes en un intento casi a la desesperada por remontar unas ventas que llevan alicaídas desde hace más de cuatro años.

Descuentos de hasta 5.000 euros, promociones especiales, garantías de siete años, ferias como Motorocasión, financiación flexible... son algunos de los ases que se han sacado de la manga los concesionarios para reactivar las ventas. “Es un gran momento para comprar, ya que los automóviles jamás han estado tan bien equipados sin aumentar los precios”, dice Martirián Martín, presidente de la Asociación de Talleres Reparadores de Automóviles y Otros de Castellón (Astrauto).

Las campañas de descuentos son constantes. “El sector está haciendo un esfuerzo sobrehumano. Un coche vale ahora lo mismo que hace cuatro años, sin embargo llevan un equipamiento que incrementaría su precio hasta un 15%”, reconoce el gerente de un concesionario de la capital. Pero las ofertas no solo se ciñen a la venta del vehículo. “Ahora mismo estamos cambiando aceites a precios prácticamente de saldo y hay promociones en cambios de neumáticos, filtros....”, argumentan en otra empresa del sector.

LAS VENTAS NO REPUNTAN // La estrategia de los concesionarios trata de dar un vuelco a unas cifras de ventas que hace años que no dan ni una sola alegría. Los datos que maneja la patronal Astrauto revelan que el nivel de ventas de turismos y vehículos comerciales se sitúa a niveles de principios de la década de los noventa y desde 2007 se arrastran valores negativos. Un ejemplo. En 2011 la comercialización de turismos a particulares fue de 5.540 unidades, un 27% menos que en 2010, año en el que ya se vendieron un 22% menos de coches. En pocos años (del 2007 al 2011) se ha pasado de matricular 17.942 turismos a tan solo 5.540. “Este año no va a ser mejor y todo apunta a que vamos a cerrar el peor mes de junio de la historia”, aventura Martín.

Con los vehículos comerciales ocurre más de lo mismo. En 2007 se comercializaron en la provincia 4.429 furgonetas. El año pasado fueron 829. “Este tipo de automóviles son un termómetro de lo que está pasando en la economía. No hay actividad y, por lo tanto, no se venden”, añade Martín.

¿OTRO PLAN PREVER? // Con el panorama actual como telón de fondo y los márgenes comerciales más que ajustados, el sector tiene ahora su mirada puesta en otro plan Prever que tiene previsto aprobar el Gobierno. De hecho, la asociación de fabricantes ya ha presentado al Gobierno iniciativas que incluyen un plan de renovación del parque de vehículos que permita mejorar la calidad del parque, que aumenten las ventas, que recaude más el Estado y que se mejore la situación de los concesionarios.

Para los concesionarios, cualquier ayuda es positiva. “Ojalá se materialicen estas ayudas públicas y remonten las ventas”, señala Martirián Martín, que lamenta, no obstante, “que los fabricantes de automóviles hayan dejado de lado a los concesionarios”. Durante el último Plan Prever (se inició en 2009) la venta de coches en Castellón aumentó hasta en un 15% y se dispararon las visitas a los concesionarios. H