ETA asesinó a 21 personas en un comercio Hipercor de Barcelona. Fue el atentado más sangriento nunca realizado por la banda terrorista y provocó la indignación tanto en España como en todo el mundo. Aquel suceso, del que ahora se cumplen 25 años, marcó un antes y un después, pues consiguió convencer a los que aún consideraban a los asesinos de ETA como defensores de la libertad del pueblo vasco de que eran crueles criminales. Hoy, tras una estela de crímenes sin parangón en la historia de España, ETA ha abandonado la lucha armada y está más sola y acorralada que nunca en su historia.