El presidente de la Diputación, Javier Moliner, ha presidido el Consejo General del Instituto de Promoción Cerámica, en el que se ha dado luz verde a la adjudicación de la segunda fase del Proyecto Solconcer. Lo desarrollarán expertos informáticos de Madrid y en I+D de Bilbao a través de Tecnalia, reputado centro de investigación a nivel internacional.

Durante el consejo se ha valorado la evolución del proyecto Solconcer, del cual se ha aprobado la adjudicación de la segunda fase en la que se va a llevar a cabo la herramienta informática que facilitará el uso de material cerámico entre los principales prescriptotes de la construcción. Se trata de un proyecto que debe repercutir positivamente en la demanda de cerámica de la provincia de Castellón.

La iniciativa, pionera en el sector, fue defendida la semana pasada en el Ministerio de Fomento por el diputado delegado del IPC, Vicent Sales, quien consiguió un compromiso por parte del Gobierno de estudiar el proyecto Solconcer cuando esté finalizado para su homologación, así como la inclusión de la cerámica en el nuevo Código Técnico de la Edificación. Esta normativa se va a modificar como respuesta a la exigencia de la normativa europea en torno a la construcción sostenible, la eficiencia energética y la compra verde.

Sales ha asegurado al respecto que “en Madríd revindiqué la importancia que tendría para Castellón que la cerámica entrase a formar parte de este código de referencia en la construcción de este país. La cerámica, debe obtener el lugar que se merece y vamos a trabajar en ello, ya que contamos con la ventaja de que este material cumple de forma competitiva con las exigencias medioambientales de la UE para la construcción del futuro”.

Tecnalia, situada en Derio (Vizcaia), es una corporación tecnológica que tiene como principal objetivo la contribución al entorno económico y social a través del fomento de la innovación tecnológica, mediante el desarrollo y la difusión de la investigación. La Corporación cuenta con unos ingresos superiores a los 149 millones de euros anuales y 1.865 profesionales altamente cualificados; tiene como filosofía recuperar los científicos que habían emigrado y formar a las nuevas generaciones de investigadores.

El Consejo del IPC, ha tenido también en el orden del día el nombramiento de Enric Nomdedeu, portavoz del Bloc en la Diputación Provincial, como miembro vocal del consejo del Instituto.