La crisis agudiza el ingenio, pero no siempre con buenos fines. El número de estafas en la provincia de Castellón va en aumento y timos que se pensaban olvidados, como el de la estampita, el tocomocho o el cobrador del gas, han vuelto a aparecer con fuerza.

El jefe de la unidad de Participación Ciudadana de la Policía Nacional de Castellón, Ángel Torres, ha asegurado que en los últimos meses ha habido un incremento “considerable” de denuncias relacionadas con estafas, llegando a detectarse un timo por semana.

A pesar de que los estafadores han modernizado sus engaños fraudulentos a través de internet, que ha pasado a ser la principal vía empleada para idear estafas, los timos más tradicionales han ganado terreno. El principal blanco de los estafadores en los últimos tiempos es el colectivo de personas mayores.

Torres comentó que una de las últimas denuncias presentadas en comisaría han sido la de una mujer de 65 años a la que le sustrajeron todos sus ahorros con el timo de la estampita. “Un chico joven se hizo pasar por retrasado y le enseñó dinero en una bolsa de basura diciéndole que eran estampitas. Luego, un gancho, una persona normal, convenció a la mujer de que era dinero. Esta sacó del banco todos sus ahorros, 600 euros. A otra anciana le robaron 6.000 euros”, explicó el jefe de la unidad de Participación Ciudadana de la Policía Nacional de Castellón, quien también dirige el Plan Mayor Seguridad.

PREVENCIÓN // “La prevención es muy importante, por eso, desde Participación Ciudadana se dan charlas en los centros de la tercera edad para explicarles que no deben de fiarse de nadie. Este programa previene los pequeños timos o engaños y se les dice a las personas mayores que no confíen en desconocidos, que nadie regala el dinero”, remarcó Torres. H