La actual empresa gestora del aeropuerto de Castellón, Aerocas --y con ella la Generalitat valenciana, su accionista mayoritaria--, y la anterior, Concesiones Aeroportuarias, apuran sus contactos para lograr un acuerdo en la pugna que mantienen para la desvinculación de la segunda compañía del recinto aeroportuario.

Como es sabido, hace casi un año Concesiones demandó a la Generalitat valenciana debido a que esta rompió el contrato que se firmó el 23 de marzo del 2011 y que garantizaba que Aerocas asumiría las posibles pérdidas que en los ocho primeros años le acarrease a Concesiones la gestión de la infraestructura. La antigua concesionaria pide que se le restituyan los aproximadamente 35 millones que aportó (mediante fondos propios y créditos) para la construcción del recinto de Vilanova d’Alcolea.

Pasado estos casi 11 meses, el acuerdo ha estado muy cerca de producirse en varias ocasiones, pero hasta ahora siempre se ha roto en el último momento --algunas veces por las suspicacias de los bancos acerca de la posibilidad de cobrar por parte de la Generalitat--. A pesar de ello, desde las dos partes se insiste en la solución negociada, algo que pretenden ambas, tal como ha podido constatar Mediterráneo.

Y ello a pesar de que la tramitación de la demanda sigue su curso en los tribunales. En este sentido, ayer se celebró en el juzgado de lo Mercantil de Castellón la audiencia previa de la misma. Este trámite es en el que las partes deben ratificarse en sus posturas para continuar adelante.

A buen seguro este es un tema que ayer estuvo sobre la mesa en la junta general ordinaria que Concesiones Aeroportuarias celebró en su sede de Castellón. La junta, en principio, solo tenía un único punto en su orden del día: la aprobación de las cuentas de la entidad del ejercicio 2010.

Desde la antigua concesionaria del recinto ven como un avance para lograr el acuerdo la puesta en marcha del recinto, tal como el director de gestión de cartera de Globalvía (accionista mayoritaria de Concesiones Aeroportuarias), Fernando del Campo, reconoció a este diario a la conclusión de la junta general de accionistas. Tanto desde el Consell como desde Aerocas se ha apuntado que a inicios del año próximo está previsto que comiencen los vuelos en Vilanova d’Alcolea.