El Ayuntamiento de Castellón ha aprobado el convenio suscrito con el Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA) que permitirá realojar a familias afectadas por los desahucios con la utilización de viviendas de titularidad pública y contratos de arrendamiento de interés social.

Así lo ha indicado este sábado el alcalde, Alfonso Bataller, en un comunicado, en el que ha resaltado que Castellón "ha sido una de las ciudades que más rápido ha reaccionado ante este drama social que se ha agravado con la crisis y que supone una amenaza para muchas familias".

El primer edil ha recordado que este acuerdo, ratificado por la Junta de Gobierno Local, permite, a través de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medioambiente, "atender las necesidades de las familias que hayan perdido sus vivienda habitual como consecuencia de desahucio hipotecario u otras causas excepcionales, mediante la utilización de viviendas de titularidad pública y contratos de arrendamiento de interés social".

Bataller ha insistido en que "de esta manera se ponen a disposición de las familias desahuciadas hasta 12 viviendas para su realojo", una medida con la que se pretende "aplacar, en la medida de los posible, los casos más graves de desahucio, cuando la familia afectada no dispone de ningún recurso, apoyo o tiene menores a su cargo".

También ha hecho hincapié en que desde el Ayuntamiento de Castellón, en colaboración con el Ilustre Colegio de Abogados de Castellón, "hace tiempo que se presta un servicio de información y asesoramiento, totalmente gratuito, que ha tratado cerca de 80 casos en los últimos meses".

"E Ayuntamiento de Castellón está totalmente comprometido con su ciudadanía, con la defensa de los intereses de las familias que sufren los desahucios", ha concluido.