El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, anunció ayer que el pleno del Consell aprobará hoy destinar 10 millones de euros a colectivos de discapacitados de la Comunitat y ha añadido que antes que acabe este año les abonarán otros 30 millones.

Así lo expuso Fabra en el pleno de Les Corts a preguntas del PSPV y de EUPV sobre los impagos, después de que una docena de entidades del sector de la discapacidad de Castellón reclamaran el martes el pago de más de 3 millones de euros para poder seguir atendiendo a 2.350 usuarios de la provincia, deuda que supone el 40% de la subvención que deberían haber percibido este año.

Fabra expuso que la deuda del Consell con los discapacitados es mayor de lo que podrán abonar este año y que, por eso, siguen reivindicando al Gobierno central “más recursos”. Asimismo, destacó que desde el Consell están llevando a cabo un trabajo “en silencio, callado, pero constante” y que el lunes se reunió con los ministros de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Sanidad, Ana Mato, y que las gestiones que están llevando a cabo harán posible que a finales de este ejercicio “podamos comprometernos a hacer un calendario de pagos” para los colectivos de discapacitados.

El síndic del PSPV, Antonio Torres, preguntó al president qué medidas va a adoptar para evitar que en 2013 se repita “la situación generalizada de impagos” y señaló que las deudas del Consell afectan a discapacitados, farmacias, proveedores, agricultores y ayuntamientos, entre otros.

A. Fabra destacó que lo primero que ha hecho la Generalitat es “presentar un presupuesto serio, responsable y austero” para tratar de “no gastar más de lo que se ingresa”. No obstante, reconoció que existen “tensiones de tesorería” por la caída de los ingresos.

El pleno de Les Corts rechazó, además, con los votos del PP una proposición no de ley del PSPV en la que se pedía que la Generalitat se hiciera cargo de las nóminas de personal de los centros y residencias de discapacitados.

Las 65 residencias de dependientes agrupadas en Aecas cifran en 70 millones la deuda del Consell y alertan de que 5.000 empleos están al límite.

El vicesecretario de Relaciones Institucionales del PSPV, José Manuel Orengo, emplazó ayer a las personas a las que el Consell adeuda dinero se concentren el 15 de diciembre ante los ayuntamientos y cifró en 5.000 millones la deuda a dependientes, entidades y ayuntamientos.