La renovación de la flota de vehículos de la Policía Local de Castellón acarreará un desembolso a las arcas municipales de 1.628.939 euros. El Ayuntamiento ha adjudicado el contrato de arrendamiento sin opción de compra de 36 vehículos a la empresa Andacar 2000. Los nuevos coches permanecerán activos durante los próximos cuatro años. El consistorio ya intentó renovar la flota el pasado mes de julio, pero las condiciones económicas de aquel contrato no fueron lo suficientemente atractivas como para arrancar interés entre las empresas del sector.

Diez de los nuevos vehículos policiales adscritos al área de Seguridad Pública que dirige Joaquín Torres serán del modelo Ford Focus C-MAX y otros diez Renault Scenic. Los restantes 16 corresponden a otros nueve modelos comerciales diferentes.

Además de los 36 nuevos coches en arrendamiento, el Ayuntamiento ha acordado con la empresa Renault Retail Group Levante la cesión, durante los próximos dos años, de un vehículo eléctrico para uso exclusivo de la Policía Local. Será el primero de estas características que estará adscrito al cuerpo de seguridad municipal. La cesión será totalmente gratuita a cambio de que el consistorio devuelva el vehículo eléctrico a la firma Renault tras los dos años de uso.

La empresa adjudicataria suministrará los vehículos totalmente equipados para el cuerpo de seguridad municipal durante los próximos meses.

NUEVO VESTUARIO // Por otro lado, el consistorio ha licitado el contrato de suministro del nuevo vestuario para los miembros de la Policía Local, que tendrá una vigencia de dos años.

El consistorio prevé gastarse un máximo de 360.000 euros. La empresa adjudicataria deberá suministrar todo tipo de prendas de ropa y complementos tanto para los agentes que patrullan en vehículos como para los adscritos a la unidad ciclista. El contrato también incluye nuevo armamento y escudos antidisturbios, entre otros elementos. H