Más de un centenar de vecinos de la Marjaleria se concentraron ayer en la plaza Mayor de Castellón para reclamar al equipo de gobierno que negocie una amnistía para las cientos de viviendas ilegales que están siendo investigadas por la Fiscalía a raíz de varias denuncias del grupo ecologista Gecen. Los vecinos, convocados por la Plataforma Unió Per la Marjaleria, denunciaron que el consistorio ya ha cursado dos órdenes de derribo por obras alzadas en suelo protegido. La más reciente, de hace unas semanas a los siete copropietarios de una parcela de 3.675 metros cuadrados del Camino Antrilles donde edificaron una vivienda de 90 metros. Se enfrentan a una multa de 39.608 euros.

Los manifestantes no solo lanzaron consignas contra el equipo de gobierno del PP sino también contra la oposición --PSPV, Bloc-Compromís y EU-- al entender que mantienen una postura tibia en este espinoso asunto.

El Gecen remitió esta misma semana a la Fiscalía otros 30 expedientes más sobre supuestos delitos contra la ordenación del medio ambiente. Todos ellos corresponden a infracciones urbanísticas abiertas desde julio del 2012 hasta la actualidad sin que, según los ecologistas, el consistorio haya actuado con contundencia. Ya hay alrededor de 60 vecinos imputados por el juez. H